Tarde de Juegos – Memoir 44

¡Buenas a todos! Hoy estrenamos un nuevo tipo de post. No es algo completamente nuevo en este blog (ya teníamos los posts de ‘Tarde de Juegos’), es una actualización para esa serie de posts. Van a seguir llamándose igual, pero añadiremos las opiniones de la persona que enseña el juego (el ‘enseñador’, el master, el que maneja el cotarro) y de la o las personas que aprenden y que han jugado la partida. Esta semana comenzamos con 2 juegos, y el primero de ellos es este peso pesado, el Memoir 44.

Memoir 44 Juego de Mesa

MIGUEL OPINA

El Memoir 44 es un juego clásico al que he jugado mucho mucho en su versión digital. Como llevamos (llevan) mucho tiempo dedicados a wargames más grandes como Age of Sigmar y Warhammer 40k, me propuse enseñarles este. Es muchísimo más sencillo que todos esos mastodontes, pero te reporta un gustazo brutal poder manejar regimientos/pelotones/batallones sobre un tablero y sentir que estás haciendo algo de verdad. En una de nuestras tardes de juegos de domingo decidí llevarlo para ver qué tal les sentaba probar algo que no fuera de fantasía o de sci-fi.

El juego se basa en un mazo de cartas de mando y miniaturas en un tablero hexagonal. Básicamente es eso. En cada turno, debes usar una de las cartas y ejecutar lo que dice. La mayoría de ellas son para dar órdenes directas a las unidades, pero habrá otras cartas que realizarán acciones adicionales (bombardeos, transporte, reparación, etc). Jugando con estas cartas de tu mano y con una buena estrategia a varios turnos vista, se lo pondrás muy complicado al general enemigo. En este caso les preparé la batalla inicial, “El Puente Pegaso”. Usando solo infantería, este escenario les dio una idea general de cómo funciona el juego y el potencial que tiene.

Memoir 44 Juego de Mesa

OMAR OPINA

¡Buenísimo! Hace años que quería probar el juego y la espera ha merecido la pena. Me sorprendió lo sencillo que es el juego y lo mucho que te mete en la historia. Durante un rato me sentí como un auténtico comandante, sufriendo por las tropas que tenía que sacrificar para lograr la victoria. Muy bueno si te gustan los wargames y también muy bueno si te gustan los juegos de mesa más casuales.

Sí, es un wargame clásico, pero también es un juego de mesa; es accesible para cualquier tipo de jugador y no solo para los más clásicos y fans de la Segunda Guerra Mundial. Rápido, inmersivo, con reglas sencillas pero con una profundidad suficiente como para permitir sumergirte en busca del plan más astuto para derrotar a tu adversario. Perfecto para una partida rápida y perfecto para jugar una serie de partidas simulando una campaña.

Memoir 44 Juego de Mesa

Memoir 44 representa fielmente los enfrentamientos más icónicos del conflicto. Dentro de esa fidelidad, existe también la descompensación o la desventaja que pudo tener un bando, así que abstenerse culoduros y afilalistas de otros juegos, aquí las batallas no son equilibradas y parte del reto consiste en ver si eres capaz de ganar en condiciones de inferioridad.

Si la Segunda Guerra Mundial no es tu tema favorito, aún así, dale una oportunidad, la mezcla de cartas, dados y miniaturas le da un sabor que pocos juegos consiguen con mecánicas más complejas. Una vez superado el prejuicio de wargame viejuno que presentan las ilustraciones de la caja, Memoir 44 es mucho mejor de lo que parece.

Me gusta: A pesar de tener una mecánica sencilla, el juego tiene mucha enjundia y es clave saber usar bien las cartas, tiene azar pero es muy controlable si usas bien tus recursos (justo lo que me gusta).

No me gusta: La preparación de la partida puede echar para atrás a los menos jugones.

Nota: 8

Memoir 44 Juego de Mesa

JAIME OPINA

Jugamos el primer escenario que propone el juego. Asalto al Puente Pegasus. En mi caso, llevo la resistencia Alemana, en clara minoría. El objetivo de la partida es llegar a 4 puntos de victoria; los alemanes deben resistir el ataque sorpresa de los aliados. Para esta misión, el bando del eje no solo está en clara minoría, sino que además cuenta con menos recursos (¡mola!)

En mi flanco izquierdo, 2 unidades de infantería tienen como misión proteger el puente sobre el río Orne frente a 4 unidades aliadas. Sin contar con posiciones preparadas, decido apostarlos en los bosques. Hay demasiados enemigos… su única opción es vender cara su derrota. Como era de esperar, perdí el flanco de manera irremediable. El punto positivo es que logré acabar con una de sus unidades.

En el centro y en el flanco derecho, el puente Pegasus sobre el canal de Caen, junto a la ciudad de Bénouville. 4 unidades de infantería bien atrincheradas guardan el puente. Sin duda este sector del mapa era mi punto fuerte. Aún estando en minoría, el alambre de espino y los sacos terreros suponen un gran contratiempo para los aliados. La clave para este flanco será saber concentrar fuego y evitar la tentación de disparar a varas unidades diferentes. Mis tropas fueron severamente castigadas por el fuego aéreo (una carta de Omar). Por suerte, la infantería enemiga, en vez de atacar en masa se fue acercando unidad a unidad lo que me permitió concentrar fuego e ir puntuando.

Memoir 44 Juego de Mesa

El final de la partida fue un contraataque épico. Las fuerzas del eje, a punto de perder el puente, decidieron salir con todo en un ataque a la desesperada. Los dados estuvieron de mi parte y ¡pude conseguir el punto de victoria que me daba la partida!

Me gusta: Memoir 44 es uno de esos juegos que pueden presumir de ser “Easy to play, Hard to master”. Se recrean escenarios históricos bajo la tématica realista de la Segunda Guerra Mundial. Una pizca de historia que genera unos escenarios no nivelados. La mecánica de juego es sencilla y el nivel de detalle de las tropas no es alto, pero el juego tiene un componente táctico elevadísimo. Todos los turnos tendrás un buen puñado de opciones que ejecutar y pensar con uno o dos turnos de antelación es clave. El juego es muy inmersivo y rápidamente te verás concentrado intentando plantear tu próxima jugada. Además, tiene esa pizca de aleatoriedad que hace que no pierdas la esperanza en ningún momento. Un juego que hará las delicias de los amantes de la Segunda Guerra Mundial.

No me gusta: Es difícil ponerle pegas al juego sin querer sacarlo de su esencia. Después de una partida, me encantaría que tuviese un poco más de detalle. Que las unidades fuesen menos genéricas. Un toque más detallado de qué tipo de tropa o qué tipo de tanque está en la mesa. Por su parte, los materiales de juego, aunque suficientes, podrían ser mucho mejores. Siendo un poquito más ambiciosos con la escala, el juego, visualmente, podría ganar mucho.

Nota: 8

Memoir 44 Juego de Mesa

En la foto superior, las tropas de Omar conversan tranquilamente en sus posiciones antes del asalto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *