Informe de batalla de Warhammer Age of Sigmar

Age of Sigmar: Spiderfang Grots #1
El pasado 29 de Diciembre nos juntamos el equipo de ModelBrush para jugar una partida a Warhammer Age of Sigmar con los ejércitos que pintamos en el reto de Una historia de Siete Señores de la Guerra. En realidad, el jueves 28 refrescamos las reglas de AoS y la adaptación de la campaña Tormenta de Fuego que había preparado Omar. Jugamos una partida cada uno con aproximadamente 700 puntos (en función de los Puntos de despliegue que obtuvimos de la baraja inicial). A modo de resumen, los Sylvaneth frenaron una escaramuza de Spiderfang Grots en una batalla brutal y rapidísima. Por otro lado, los Seraphon defendieron con éxito las ruinas de un antiguo templo de una peña de Orruks amarillos en una gran melee encajada entre dos pilares. Fue una tarde entretenida donde el Order obtuvo la victoria y además, nos fuimos con dos multas por exceso de tiempo en zona de parking regulado (¡anuladas, por lo menos!) Como vimos que la campaña requeriría al menos 6 partidas de cada uno y no teníamos tiempo (Rubén se marchó de nuevo a Finlandia el día 30), decidimos jugar al día siguiente una partida a dobles enfrentando Order vs Destruction. Esperamos que disfrutéis de este informe de batalla de Age of Sigmar.

Age of Sigmar Battle

Informe de batalla Warhammer Age of Sigmar

Los viajeros hablan de huestes de pieles verdes recorriendo las fronteras de Hysh. Las viejas atalayas que custodian los límites del reino de la luz sucumben a la podredumbre y abandono. No hay suficientes guerreros para mantener la antigua Ruta de las Atalayas. Las Piedras Espejo que antaño servían para enviar avisos rápidamente hasta las ciudades y pueblos del interior, yacen hechas pedazos o cubiertas de vegetación. Por fortuna, las viejas alianzas permanecen. Los Slann han invocado sus exiguas huestes para patrullar las fronteras del reino. Los pueblos libres se defienden en sus ciudades-erizo tras empalizadas tan altas como cuatro hombres, mientras que las fuerzas del bosque han extendido su magia generando una extensa red de portales para moverse rápidamente de un lado a otro en caso de amenaza.

Bajo el mando de los Señores de la Guerra Miguel y Rubén, el bando del Order está constituido por una patrulla Seraphon de Saurus Guard con una Salamandra y un Carnosaur, y un grupo Sylvaneth formado por Tree-Revenants, Dryads, Kurnoth Hunters y un reencarnado Spirit of Durthu. Deberán defender la Ruta de las Atalayas de una incursión piel verde dirigida por Omar y Marcos formada por una peña Ironjawz de Brutes, Ardboyz, Gore-gruntas y una fuerza Spiderfang Grots de Jinetes araña, Big Boss, Arachnarok y Fellwater Troggoths. Junto a ellos, combate un grupo de Moonclan Grots de 40 goblins y 6 fanáticos dirigidos por 3 Shamanes.

Listas Seraphon y Sylvaneth a 1000 puntos Age of Sigmar

Listas Ironjawz y Spiderfang Grots a 1000 puntos Age of Sigmar

Despliegue de fuerzas

El bando de Order obtiene el mayor resultado a la hora de elegir lado y decide que sea Destruction quien despliegue todo su ejército. Los pieles verdes se ubican ocupando prácticamente todo el frente, al oeste la peña Ironjawz y al este los Spiderfang Grots. En ambos flancos ubican unidades rápidas (Gore-gruntas en el izquierdo, y jinetes araña en el derecho), mientras que las unidades de choque van a continuación con los héroes. Finalmente, los Moonclan Grots en el centro de la mesa.

Age of Sigmar Battle

El Order, con muchas menos miniaturas, decide concentrarse en el flanco este. Los Sylvaneth invocan su magia y rápidamente crecen dos Sylvaneth wyldwoods de 3 elementos en tierra de nadie, a ambos lados de la mesa. Durthu se despliega rodeado de Dryads y la Branchwraith cerca del borde de la mesa, tras los bosques recién invocados. Los Kurnoth Hunters toman posiciones en una colina y justo detrás, los Tree Revenants y la Branchwych. Por otro lado, los Seraphon hacen piña con sus unidades Saurus Guard en el centro de la mesa rodeando la Salamandra y protegidos por el Carnosaur. Los héroes Eternity Warden y Astrolith Bearer justo detrás de las unidades para apoyarlas en el combate.

Age of Sigmar Battle

 

La batalla

Como nos gusta presumir de Warhammer Age of Sigmar: la batalla fue rápida, brutal y sangrienta, pero al mismo tiempo un reto, como una partida de ajedrez (reglamento sencillo y profundidad táctica asombrosa). En poco más de dos horas jugamos una partida a dobles de 2000 puntos por bando. El bando Destruction logró suprimir la patrulla Seraphon/Sylvaneth con algo de suerte y sobre todo, por la horda de unidades. Pudimos comprobar cómo la cantidad de tropas (y especialmente el rol de los Fanáticos) en las fases de asalto ofreció cierta ventaja a los pieles verdes.

El Order comienza la batalla avanzando sus líneas hacia la amenaza piel verde. Como los Sylvaneth deben atravesar los bosques recién invocados que les impiden visibilidad, no hay tiros a distancia. La fuerza Seraphon solo dispone de la Salamandra, que aún no tiene alcance para lanzar sus escupitajos. En el turno Destruction, las tropas Spiderfang destruyen el primer bosque Sylvaneth que encuentran por la habilidad de su general y avanzan los jinetes rápidamente hacia los Kurnoth, la amenaza más imponente por sus enormes arcos y alcance. El Big Boss se ubica a su izquierda para ofrecerles su bendición, mientras que los Moonclan protegen su flanco derecho. Los Trolls y Arachnarok se dirigen hacia la línea Seraphon. En el flanco oeste, los Ironjawz se topan con los bosques Sylvaneth, sin poder destruirlos, avanzan lentamente para evitar daños mayores. Toda la línea avanza hacia el frente y los Gore-Gruntas rodean los bosques para alejar una de las unidades Saurus Guard del centro de la mesa. Se producen las primeras bajas gracias al Proyectil Mágico lanzado por un Shaman Grot: dos Tree Revenants se deshacen en el fuego.

En el segundo turno gana la iniciativa el bando de Destruction y aquí se produce la gran ventaja que llevaría a la victoria. Los Spiderfang Grots destruyen otro bosque Sylvaneth y tienen vía libre para trabar a los Kurnoth. Los jinetes araña se lanzan bendecidos por el Big Boss (heridas mortales a 5 ó 6), protegidos por el hechizo Escudo Místico (+1 a la tirada de salvación) y Regalo del Dios-Araña (duplican heridas mortales infligidas). A pesar de ello, solo logran eliminar a un Kurnoth y malherir a otro. En la contra, dos jinetes araña son eliminados. Los Moonclan de la fuerza Spiderfang avanza rápidamente para proteger el flanco de los jinetes araña, las Dryads y Durthu están a tiro de honda. La Arachnarok continua su avance lanzando tirando flechitas sin mucho éxito a los Seraphon. Los Fellwater Troggoths se ponen por delante de la Arachnarok y escupen su ácido al Carnosaur, provocando algunas heridas. Los Ironjawz traban a los Gore-Gruntas con una unidad Saurus Guard del flanco oeste, mientras que el resto de líneas siguen avanzando. En el turno del Order, los Seraphon se recolocan y lanzan sus Saurus Guard contra los Ard-Boyz, Brutes y los Mooclan Grots amarillos, provocando algunas bajas. La Salamandra escupe su veneno sobre los Fellwater Troggoths, eliminando uno de ellos e hiriendo gravemente a otro (más tarde se recupera al 100%). En el flanco este, Durthu utiliza los poderes de los bosques y atraviesa un portal para acudir en ayuda del otro flanco, donde los Seraphon se enfrentan a la horda amarilla. Los Tree-Revenants se unen al combate contra los jinetes araña y provocan dos bajas más, haciendo que en la tirada de Bravery de estas se pierdan otras dos. Las Dryads se lanzan al asalto de los Moonclan Grots para intentar detenerlos sin mucho éxito (benditas redes).

Age of Sigmar Battle
En el tercer turno, de nuevo la iniciativa es para Destruction, marcando el inicio del final de la batalla. Los Moonclan Grots de los Spiderfang eliminan alguna Dryad y sacan a los fanáticos escondidos, que se dirigen con precisión hacia los Kurnoth Hunters… que no tienen posibilidad de salir con vida entre los jinetes y estos. Los Ironjawz continúan combatiendo contra los insufribles Saurus Guard y su tirada de salvación a 2+. Los Moonclan amarillos invocan a los fanáticos, que se lanzan contra el Carnosaur, dejándolo con solo dos heridas. En el turno del Order, las Dryads acaban con varios Moonclan Grots en el flanco oeste y los Tree-Revenants eliminan un fanático Spiderfang. Los Saurus Guard eliminan varios Ardboyz y Moonclan amarillos, mientras que el Carnosaur arremete contra los fanáticos Ironjawz sin éxito.

En el cuarto y último turno… adivinad. Efectivamente, Destruction vuelve a ganar la iniciativa. La Arachnarok se traba con el Carnosaur, los fanáticos Spiderfang eliminan a la Branchwraith, los jinetes se traban con los Tree Revanants, mientras que el flanco este se refuerza con el Big Boss, que ayuda a los Moonclan a eliminar la amenaza de Dryads y Branchwych. El flanco oeste se mantiene estable, los Brutes, Gore-Gruntas y Ardboyz intentan eliminar algunos Saurus Guard. Y en este punto, los cuernos de las fuerzas del Orden tocan a retirada y deciden abandonar el campo de batalla antes de perder todas sus fuerzas.

Age of Sigmar Battle

Informe de batalla Warhammer Age of Sigmar

Age of Sigmar: SylvanethMiguel (Sylvaneth)
A ver, a ver, Age of Sigmar está roto. Todo está descompensado. Marcos y Omar nos hicieron trampas y encima nos metieron en nuestro equipo al hijo de Omar, con unas tiradas ‘milagrosas’ para el oponente… El tapete no me gustaba, la esceno estaba mal pintada y para más inri Omar había pintado penes en los estandartes de sus Orruks… ¡Así es imposible ganar! Un juego roto, trampas y vaciles al contrario…

Porrrr supuesto, es coña todo, excusas baratas de porqué mi ejército y el de Rubén no vieron ni el torbellino que se les vino encima en apenas un par de horas. ¡Menudo pane!
Los lagartitos estaban remojándose en sus estanques y los arbolitos cogiendo flores… y de repente, ¡plaf! Una marea amarilla y roja les arrasó sin piedad.

Las excusas reales de tal paliza son sencillas: movimos mal a Durthu (podría haber cambiado muchas cosas), no teníamos ni idea de las habilidades de las dichosas Arañitas de Marcos y habíamos jugado tan solo un par de partidas antes hace muchos meses. El planteamiento inicial de dejar a Rubén con sus tropas resistentes (los Saurus Guard) en el centro aguantando el envite, esperando a que yo me deshiciese de las Arañas con todo mi núcleo y envolviese a Omar no funcionó casi ni en nuestra imaginación. Pensaba que mi lado aguantaría y podría contra las Arañas de Marcos, y por eso transportamos a Durthu hacia el otro flanco… craso error. Las arañitas me arrasaron cual marabunta, y por tanto todo el plan se fue al traste. Por saber, no sabíamos ni cómo funcionaban los fanáticos, que hicieron destrozos.

¿Para la próxima? Poner el hechizo de generar bosques a uno de mis magos, meter a Durthu en el fregao cuanto antes y coger muuuuchas más unidades de Dryads.
Eso sí… Divertidíiiiiisimo jugar con estos 3 gamberros, a pesar de la paliza… bueno, y de las trampas, del tapete, de la esceno y de que el juego esté roto 😉

Age of Sigmar Battle
Age of Sigmar: SeraphonRubén (Seraphon)

Al final obtuve un poco lo que sembré. Age of Sigmar es un juego muy rápido. Nosotros apenas jugamos cuatro turnos, lo que significa que un error en uno de ellos es un error fatal que se puede llevar la partida por delante. Esto fue lo que nos pasó a Miguel y a mí. Mi primer error fue separar mis unidades de Saurus Guard en un intento de evitar que la horda de pieles verdes nos desbordara el flanco derecho. Esto provocó que una de mis unidades de Saurus Guard no se viese beneficiada por ninguno de los dos héroes ni el warscroll. Total, pierden el ataque adicional (por el Eternity Warden), la bonificación a la salvación por estar cerca de un héroe y la posibilidad de repetir los impactos fallidos (por el estandarte). Aunque al final esta unidad cumplió su rol y evito que la caballería Orruk nos ganara el flanco, fue un desperdicio. Otro gran error fue la forma de usar mi unidad más cara, el Carnosaur con el general de mi ejército. Lo dejé soberanamente expuesto en el centro de la mesa, y como resultado, no solo se quemó con el vómito amarillo de los trolls, si no que fue el blanco perfecto para los fanáticos Grot. Sencillamente, la miniatura abandonó la mesa sin haber hecho absolutamente nada, gracias en gran parte a que nuestro bando nunca ganó una tirada de iniciativa y siempre estuvimos jugando a la “defensiva”. Finalmente, el tercer error garrafal fue aconsejar a Miguel que se trajese su señor árbol a mi flanco, a donde se dirigían el grueso de las unidades enemigas. Debido a esto, Durthu, al igual que mi Carnosaur, no hizo básicamente nada durante toda la partida. Esto indica cuán importante es colocar correctamente tus unidades y no empezar a moverlas de un lado para otro. ¡No hay tiempo que perder!

Pero en general la partida fue muy divertida. Y me llevo como mejor anécdota el escupitajo de mi Salamandra, con tanta suerte que se llevó por delante a un troll y dejó a otro parcialmente abrasado. Finalmente, cabe destacar lo gratificante que es jugar una partida con todas las miniaturas pintadas: IMPRESIONANTE.

Age of Sigmar Battle
Age of Sigmar: IronjawzOmar (Ironjawz)
¡Adoro el olor a madera y escamas quemadas por la mañana! Age of Sigmar es siempre muy divertido pero si encima ganas todavía lo es más y si cabe, es mejor si puedes humillar a tus adversarios de forma pública, así que aprovecho para decir que ¡vaya paliza os pegamos, muchachos del Order!

Para ser justos, hay que decir que de base nuestro ejército estaba mucho más equilibrado. Contábamos con un buen núcleo de élite formado por las unidades más duras de los Ironjawz y la Arachnarok acompañado de un buen puñado de Grots, que aunque débiles, en gran número hacen que sean imbatibles. Como colofón (y como MVPs de la partida) unos siempre bienvenidos Fanáticos. Cabe decir que Age of Sigmar es un juego de sinergias, y quedó bien patente con la actuación de los jinetes de araña como comenta más adelante Marcos.

La sensación, como siempre, muy divertida. Llevé a mi aprendiz de shaman conmigo (mi hijo de 10 años) que tuvo la oportunidad de jugar en el bando del Order (su intención era machacar a su padre) y al volver me dijo que le encantó el juego, pero no por las reglas o por tirar dados, si no por el ambiente que se genera. En esencia, creo que esa es la base de Age of Sigmar, no es solamente echar partidas, es todo lo que hay alrededor del juego.

Por dar crédito a nuestros oponentes, no podemos dejar de comentar que la colocación de los bosques fue muy buena impidiendo el avance de gran parte de nuestro ejército y haciendo de muro de contención de las unidades más duras. Por otra parte, el Spirit of Durthu no tuvo oportunidad de desplegar todo su potencial, de haberlo hecho, creo que la partida hubiese tomado otro color muy distinto, pero esta vez, tomó el color de la sangre de saurio y de la madera quemada.

Age of Sigmar Battle
Age of Sigmar: Spiderfang GrotsMarcos (Spiderfang Grots)
Disfruté mucho de la partida. Creo que el despliegue inicial fue muy reflexionado, aunque al principio pensamos que la concentración del Order en 3/4 de la mesa nos dejaba casi la mitad de las fuerzas Ironjawz inhabilitadas durante varios turnos hasta que alcanzasen el combate (también por culpa de los bosques Sylvaneth). Las unidades rápidas en los flancos nos permitieron evitar que se cerrasen en una melee en el centro de la mesa (si lo hubieran logrado, los casi indestructibles Saurus Guard con su tirada de salvación a 2+ hubieran sido un muro difícil de traspasar). Me gustó la posibilidad de potenciar la unidad de Jinetes araña con varios hechizos y la bendición del héroe, mejorando su calidad ofensiva enormemente (heridas mortales a 5+ dobladas y salvación a 4+). Esto supuso utilizar de forma muy conservadora el Big Boss (no llegó a lanzar un un zarpazo en toda la partida) y la Arachnarok (tardó 4 turnos en llegar combatir), pero mereció la mena.

Si tengo que destacar algo de la batalla, es sin duda, la unidad de Fanáticos. Por 100 puntos, es una unidad muy potente y fragilísima, pero que ofrece una profundidad táctica impresionante. De hecho, creo que fue clave en la partida, tanto mi unidad como la de Omar. Al invocarlos en cualquier momento de la fase de combate, permite mantenerla intacta hasta el momento preciso. Una vez sobre la mesa, el enemigo debe elegir si acabar con esta amenaza o seguir con los combates ya activos… y aquí está la gran ventaja. Si el enemigo decide destruir esta unidad, permite que que puedas responder con la otra mano, y si es al revés… 3D6 ataques de Rend -2  y 1D3 Damage cada uno es imparable.

3 Comentarios

  1. Javier Peiró Aguado

    Las arañas tienen mucho peligro!! Meten muchísimas mortales con el chamán y el jefe en araña, hay que tener cuidado e intentar ventilasele al jefe o atacar primero a las arañas aunque sea xd.

    Grán batalla!!! Y muy chula la mesa!

    Lástima que el seraphón no sacará el kroaknado, hubieran flipado jajajaa

    Responder
  2. Groogh

    Guapisimas las minis, vaya pedazo de mesa!

    Responder
    • rangers

      Muchas gracias Iván!!! tenemos esa partida pendiente 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *