Age of Sigmar: Cohortes de Huetzilopotzli #2


En la segunda entrada del blog de mi ejército de Seraphon para Age of Sigmar voy a presentaros una unidad de Saurus Guard; la primera de las tres que compondrán mi ejército. Como ya comenté en mi anterior post, he aprovechado mis vacaciones navideñas para adelantar un poco este proyecto. Entre otras cosas, acabé montando y dejando listos para pintar los quince guardianes del templo, con la idea de pintarlos una vez estuviera de vuelta en casa. Pero la emoción me dominó, agarré los pinceles y me pinté un saurio “a modo de prueba”. O eso me dije a mi mismo. ¡Lo cierto es que sin darme cuenta otras cuatro miniaturas no tardaron en estar listas! En esta entrada voy a explicar la técnica de pintura que he decido utilizar y el color que he elegido para la piel de mis lagartijas.

Cuando decidí empezar esta liga de pintura tenía muy claro que no podría dedicarle mucho tiempo. Esto me llevó a plantearme diferentes técnicas de pintura rápida, incluso el dipping (que rápidamente descarte, ya que si algo me gusta en las miniaturas es la limpieza. Y el dipping muy limpio no es). Tras elucubrar algunas ideas, finalmente me decidí por probar una técnica de pintura que hacía un decenio que no usaba: las tintas (shades) de Citadel. Mi estilo de pintura habitual consiste en empezar con el color más oscuro e ir subiendo poco a poco a colores más claros, intentado buscar siempre las transiciones suaves. La tinta, aplicada después de pintar el color base, ¡me ayudaría a librarme de varios de estos pasos! Me quitaría el trabajo de las sombras: no tendría que empezar con el color más oscuro y meterle varias subidas de luz hasta el color base. Utilizando una tinta, solo tendría que preocuparme de las luces. A decir verdad, al principio rechacé la idea de usar tintas de Citadel. Mis recuerdos de las tintas de hace 10 años era que a veces dejaban un acabado brillante horrible. Y no quería eso para mis miniaturas. Sin embargo, mis colegas de ModelBrush me recomendaron que probara las actuales tintas reformuladas. Y así hice. ¡Y he quedado encantado! Un efecto muy mate, con todos los detalles correctamente resaltados; y lo más importante, me ahorra un montón de trabajo. De hecho, estoy empezando a usar estas tintas en algunos proyectos históricos que tengo entre manos; algo que no me habría planteado un año atrás.

Esta es la técnica de pintura que he decidido utilizar para pintar de forma rápida y efectiva mis lagartos:

  1. Color base
  2. Shade de Citadel
  3. Recupero el color base
  4. Una o dos luces mezclando el color base con color hueso o amarillo hielo (depende del efecto que quiera conseguir; léase frío o cálido respectivamente).

Sobre el color de la piel, lo tenía decidido incluso antes de pensar si quería hacerme o no Seraphon. Si recordáis mi introducción para esta liga de pintura, comenté que cuando era un crío coleccionaba Hombres Lagarto junto a mi hermano. Y en aquella época la “moda” impuesta por el Libro de Ejército era pintar los lagartos mayormente de colores verdes; y no turquesas como ahora. Por lo tanto, si decidía empezar un ejército de Seraphon, seguiría la estela que dejaron mis primeras miniaturas: ¡irían de color verde! Pero, ¿qué color verde?

Si algo he aprendido de pintar miniaturas históricas (y en contra de lo que nos vende Hollywood) es que los ejércitos de clones no existen. Por ejemplo, los uniformes pueden tener diferente origen y la tela se puede desgastar de diferente manera, dando lugar a uniformes de colores ligeramente diferente. Por otro lado, los soldados adaptan su equipo a las necesidades y con aquello que tienen a su alcance, lo que resulta en unidades muy variopintas.  Y un largo etc. En consecuencia, lo que hago es introducir una pizca de diversidad en mis unidades. En unidades históricas es sencillo: simplemente variando el uniforme. Pero, ¿cómo hacerlo en estas lagartijas? Bueno, también podemos usar diferentes colores para pintar la piel y para las escamas. Más abajo podéis ver la carta de colores. Para la piel he usado dos colores verdes de Citadel, uno claro (Elysean Green) y otro más oscuro (Castellan Green). Para iluminar el color claro Elysean he usado blanco. Mientras que para iluminar el color oscuro Castellan, he usado precisamente el color claro Elysean. Por otro lado, para las escamas he usado estos dos tonos verdes: Castellan Green (Citadel) y Marrón Violeta (Vallejo), ambos siempre más oscuros que el de la piel para sacar algo de contraste. Y para meter un poco más de variedad he iluminado las escamas en algunos casos mezclando el verde con un poco de Blanco o bien o un poco de Amarillo hielo (ojo, he usado el mismo color para todas las escamas de una miniatura). Para pintar las luces a las escamas he perfilado 2/3 cada una, aplicando las luces siempre con la misma orientación. Para iluminar la piel me he basado en los “pliegos” esculpidos en la miniatura, especialmente notorios en las patas. En el próximo post de Saurus Guard explicaré como pinté el color hueso y los escudos. Y en el siguiente, el dorado. ¡Nos vemos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *